Presidenta Castro «conmocionada» por cacería humana dentro de cárcel de mujeres en Támara

Tegucigalpa, Honduras.

La presidenta de Honduras, Xiomara Castro Sarmiento, se pronunció a través de su cuenta oficial de Twitter para condenar el violento hecho ocurrido en el Centro Femenino de Adaptación Social (Cefas), en Támara, donde 41 privadas de libertad perdieron la vida.

«Conmocionada monstruoso asesinato de mujeres en CEFAS, planificado por maras a vista y paciencia de autoridades de seguridad. Mi solidaridad con familiares», publicó Castro en Twitter.

Agregó que a raíz de la brutal reyerta, tomará medidas drásticas para intervenir las cárceles hondureñas.

«Convoco a rendir cuentas al Ministro de Seguridad y la presidenta de la Comisión Interventora. ¡Tomaré medidas drásticas!», sentenció Castro.

A las advertencias de la mandataria también se sumaron las de la viceministra de Seguridad y presidenta de la Comisión de Intervención de Centros Penales, Julissa Villanueva, quien mediante sus redes sociales también ordenó «intervenir inmediatamente» el centro penitenciario (Cefas).

«Bueno, acción y reacción, mano dura ahora en la cárcel femenina de Támara. No vamos a tolerar actos vandálicos ni tampoco irregularidades en esta cárcel”, aseguró.

La funcionaria autorizó la «intervención inmediata con acompañamiento de bomberos, Policía Nacional y militares. Además, declaró emergencia en el centro penal femenino, que está ubicado en Támara, Francisco Morazán.

HECHOS:

Datos policiales apuntan a que la reyerta dentro de Cefas fue reportada por vecinos cercanos del centro penal, quienes al momento de escuchar disparos y ver humo saliendo del recinto, llamaron a las lías de emergencia del 911.

El amotinamiento entre reclusas se habría producido luego de que varias prisioneras de la pandilla Barrio 18 ingresaron por la fuerza uno de los módulos donde guardan prisión mujeres que integran la Mara Salvatrucha (MS-13).

La reyerta, que, además, desató un incendio dentro de la prisión, dejó como resultado a 41 reclusas muertas a causa de balas en su cuerpo, quemaduras y golpes de pedradas.

Tras viralizarse el atentado, familiares de las reclusas internas dentro de Cefas se trasladaron hacia el lugar para constatar que sus familiares no estuvieran dentro de la lista de prisioneras fallecidas.