Más de 400 incendios se han reportado en lo que va del año.

Según los datos más recientes proporcionados por el Instituto de Conservación Forestal de Honduras (ICF), el país está enfrentando una situación alarmante debido a la creciente incidencia de incendios forestales. Desde el inicio del año hasta la fecha, se han contabilizado un total de 439 incendios, de los cuales 305 han devastado áreas boscosas y 49 microcuencas.

El impacto ambiental de estos siniestros es desolador, con un saldo de 20,662 hectáreas afectadas en todo el territorio hondureño. Entre los departamentos más afectados destacan Francisco Morazán con 3,112, Olancho 2,649 y Gracias a Dios con 8,806 hectáreas afectadas respectivamente.

Particularmente preocupante es la proliferación de incendios en microcuencas, ya que representan una seria amenaza para la biodiversidad y la disponibilidad de recursos hídricos en el país. Estos eventos catastróficos comprometen ecosistemas frágiles y vulnerables, poniendo en riesgo tanto la flora y fauna local como las comunidades que dependen de estos recursos naturales, advierten los expertos.