Dictan prisión preventiva a pandilleras acusadas de la masacre en Támara

Auto de formal procesamiento con prisión preventiva dictó el juez del Juzgado de Criminalidad Organizada y Corrupción, en audiencia inicial de manera virtual, a las nueve integrantes de la pandilla 18, acusadas de la masacre de 46 reclusas en la Penitenciaría Nacional Femenina de Adaptación Social (PNFAS), de Támara, Distrito Central.

El hecho criminal en el que murieron a tiros algunas y otras reclusas calcinadas y asfixiadas por inhalación de monóxido de carbono, fue perpetrado la mañana del pasado 20 de junio de 2023.

Tras finalizar la audiencia inicial resolvió decretar la prisión preventiva para las nueve encausadas y las remitió al centro penitenciario de máxima seguridad conocido como “La Tolva”, en Morocelí, El Paraíso.

La Fiscalía Especial de Delitos Contra la Vida (FEDCV) presentó acusación en contra de las pandilleras Claudia María Lemus Aceituno, Lesbia Ondina Rodríguez Orellana, Cherry Darling Guevara, Heidy Jackeline Palma Rivera, Karen Lorena Ávila Pavón, Leyla Rosmeri Figueroa Pavón, Susana Godoy Leiva, Arleny Sarahí Guerra Portillo y Francis Margarita Chavarría Ávila, todas ellas que guardaban prisión en Támara.

Los señalamientos son por los delitos de asociación para delinquir, asesinato, asesinato en su grado de ejecución de tentativa inacabada, incendio cualificado, porte ilegal de arma de fuego prohibido y porte de arma de fuego permitida.

El juzgado fijó la audiencia inicial para el próximo martes 30 de enero, a las 9:00 de la mañana.

De acuerdo con las diligencias dirigidas por la Sección de Muertes Cometidas por Estructuras Criminales Organizadas de la FEDCV, en conjunto con la Dirección Policial de Investigaciones (DPI), todo ocurrió a eso de las 7:45 de la mañana, en un hecho planificado por las acusadas que permanecían en los módulos 6 y 7.

Ellas utilizaron armas de fuego de diferentes calibres, entre prohibidas y permitidas, objetos punzocortantes y contundentes, para someter a cuatro policías penitenciarias, despojándolas de las llaves de los módulos y de los tableros con listados de las internas y luego cometieron la masacre, algunas de las Mara Salvatrucha (MS-13).