Israel insta a Lula da Silva a disculparse ante millones de judíos en todo el mundo

El ministro israelí de Exteriores, Israel Katz, instó hoy al presidente brasileño, Luiz Inácio ‘Lula’ da Silva, a disculparse ante «millones de judíos de todo el mundo», por atreverse a comparar la guerra en la Franja de Gaza con las acciones de Adolf Hitler en el Holocausto.

«Millones de judíos en todo el mundo esperan sus disculpas. ¿Te atreves a comparar a Israel con Hitler?», escribió Katz en su cuenta de X después de declarar ayer a Lula da Silva «persona non grata» en Israel por esas palabras.

Katz convocó el domingo al embajador brasileño en Israel, Frederico Meyer, después de que Lula da Silva acusara a Israel de emular a Adolf Hitler al cometer un «genocidio» en el enclave palestino, donde más de 29.000 gazatíes han muerto en 136 días de guerra.

La reunión fue ayer en el Museo del Holocausto de Jerusalén, tras la que Katz anunció que el presidente brasileño era persona non grata; a lo que Brasil respondió convocando también el embajador israelí en Brasilia y llamando a consultas al suyo en Israel.

«Tu comparación es promiscua, delirante. Vergüenza para Brasil y escupitajo en la cara de los judíos brasileños», afirmó hoy el ministro israelí.

«No es demasiado tarde para aprender historia y pedir perdón. Hasta entonces, ¡sigue siendo una personalidad no deseada en Israel!», agregó.

El gobierno brasileño tildó de «absurda» la reacción israelí a las palabras de Lula, quien ya había utilizado la palabra «genocidio» para calificar la ofensiva israelí otras veces.

«Israel se embarcó en una guerra defensiva contra los nuevos nazis que asesinaron a todos los judíos que vieron. A ellos no les importaba: ancianos, bebés, discapacitados. Asesinaron a una niña en silla de ruedas. Secuestraron bebés. Si no tuviéramos un Ejército, habrían asesinado a decenas de miles más», indicó hoy Katz sobre la actual guerra contra Hamás, que ha dejado más de 29.000 muertos en la Franja.

Israel declaró la guerra a Hamás el 7 de octubre, mismo día del brutal ataque del grupo islamista en suelo israelí que dejó más de 1.200 muertos y 250 secuestrados