Excarcelan y “destierran” a esposo e hijo de la exdirectora de Miss Universo en Nicaragua

Managua, Nicaragua.

El Gobierno que preside Daniel Ortega excarceló al esposo y a uno de los hijos de la exdirectora de Miss Universo en Nicaragua Karen Celebertti, detenidos desde finales de noviembre pasado tras ser señalados por la Policía Nacional de conspiración y traición a la patria, informaron este lunes opositores y la prensa local.

Tras ser liberados el sábado pasado, las autoridades nicaragüenses les dieron un plazo de 48 horas para abandonar el país, y el domingo, en horas de la tarde, abordaron un avión en Managua con destino a México, donde se encuentra Celebertti, de acuerdo con la información, que no ha sido confirmada por el Gobierno.

“Una linda noticia: en estos momentos Martín y Bernardo Argüello (padre e hjijo) están volando para reunirse con Karen Celebertti”, informó el dirigente opositor desnacionalizado Juan Sebastián Chamorro en la red social X (antes Twitter).

“Es una alegría recibir la noticia de la liberación de Bernardo y Martín. Un abrazo a Karen y a toda la familia”, indicó, por su lado, la también dirigente opositora desnacionalizada Ana Margarita Vigil, en X.

Celebertti dejó franquicia tras ser acusada de traición

Celebertti, quien se encuentra en México tras ser impedida por las autoridades de retornar a su país, se retiró de la franquicia de Miss Universo en Nicaragua, que dirigió por 23 años, luego de que la Policía detuviera a su esposo y a uno de sus hijos en Managua, tras acusarlos, incluida ella, de conspiración y traición a la patria.

La Policía, que dirige un consuegro del presidente Ortega y de la vicepresidenta, Rosario Murillo, señaló a Celebertti, a su esposo, Martín Argüello, y a un hijo de ambos, de presuntamente haber cometido los delitos de conspiración para alterar la paz e incitar al odio, la violencia, terrorismo, crimen organizado, y provocación, aunque no han presentado una acusación judicial.

También de apología e inducción a la comisión de delitos a través de las tecnologías de la información y la comunicación, además de propagación de noticias falsas, así como traición a la patria, y lavado de activos desde 2018.

Además, acusó a la organización de Miss Nicaragua bajo la dirección de Celebertti, de utilizar la franquicia, plataformas “y espacios supuestamente dedicados a promover inocentes concursos de belleza, en una conspiración que ha trabajado orquestadamente para convertir los certámenes en trampas y emboscadas políticas, financiadas por agentes extranjeros”.

La ahora exdirectora de Miss Nicaragua fue acusada dos semanas después de que la nicaragüense Sheynnis Palacios fuera elegida como Miss Universo 2023 y que la población lo celebrara de forma espontánea y masiva en las calles del país, pese a una prohibición oficial de manifestarse en la vía pública.

La Policía no ha ofrecido pruebas

Según la Policía, que no ha ofrecido pruebas, la exdirectora de Miss Nicaragua y su familia tenían planificado tomarse “nuevamente las calles” en diciembre pasado, como lo hizo buena parte de la población en abril de 2018, cuando estallaron unas manifestaciones antigubernamentales.

Las autoridades prohibieron la entrada al país a Celebertti cuando se disponía a regresar junto a su hija procedente de México, donde acompañó a la Miss Universo en una gira promocional que también la llevó por Miami (EE.UU.).

La madre, el esposo y el hijo de Celebertti regresaron a Nicaragua un día después del certamen de belleza, el 19 de noviembre, y fueron detenidos días después por la Policía, que los calificó además de “traidores” y “apátridas”.

La prensa local recordó que una nuera de Ortega y Murillo, Xiomara Blandino, criticó la gestión de la directora de Miss Nicaragua previo al certamen de Miss Universo y presumen que las autoridades están interesados en controlar la franquicia en el país.

Sheynnis Palacios, de 23 años, graduada en comunicación social y quien vivirá en Nueva York (EE.UU.) por un año para atender sus compromisos con la franquicia internacional, aún no tiene fecha de retorno a Nicaragua. EFE