UNA CALIFICACIÓN QUE NO ENORGULLECE

La revista especializada en investigar las actividades criminales en todos los países, Insight Crime, publicó esta semana un reportaje que no favorece a nuestro país. La información divulgada por Insight Crime dice que Honduras ya escaló a la producción industrial de la cocaína, y si antes apenas éramos una ruta de tráfico del alucinógeno, hoy se produce en diferentes zonas del país en cantidades industriales, con lo que Honduras ya entró a la clasificación como un narco-Estado. Antes de esto, no éramos un narco-Estado, se traficaba diversos tipos de drogas en dirección a otros países, y había cierto nivel de consumo en el país, pero lo que ha revelado Insight Crime debe poner en alerta a las autoridades de gobierno, a la Presidente Xiomara Castro, al alto mando de la Secretaría de Seguridad, al alto mando de la Policía Militar y a las Fuerzas Armadas de Honduras. Porque todos estos estamentos tienen el deber de combatir el crimen organizado que es el que está detrás de estas operaciones delictivas en gran escala.

La revista Insight Crime no es cualquier cosa, es una revista altamente calificada que goza de una certera reputación. No publica datos al azar, sin una investigación profunda, sus equipos periodísticos están acreditados y son sumamente responsables. En el 2005 cuando iniciaron una investigación del creciente lavado de activos en Honduras, uno de sus periodistas entrevistó al recordado empresario y político Jaime Rosenthal, por mantenerles operaciones financieras en el Banco Continental a los hermanos Rivera Maradiaga, conocidos en el bajo mundo como «Los Cachiros». Jaime Rosenthal aceptó la entrevista con hidalguía bancaria, aseverando que a un banco se le hace difícil investigar el origen de los capitales depositados por los clientes. Jaime Rosenthal dijo en aquel momento que en el Banco Continental sabían que el rubro de la ganadería era la fuente de ingresos de «Los Cachiros».

A manera de premonición, el reportero de Insight Crime le advirtió a Jaime Rosenthal que el lavado de activos era un delito perseguido por el gobierno de EEUU. En ese momento Insight Crime sabía que el ganado que vendían «Los Cachiros» tenía un origen ilícito, y que si el Banco Continental lo desconocía, en EEUU era lo contrario. Y ese fue el punto inicial que marcó la persecución desatada por el Departamento del Tesoro de EEUU contra el Grupo Rosenthal, un golpe duro del que aún no se repone la familia Rosenthal.

Traemos a colación estos datos para poner en el tapete del conocimiento público de los hondureños el nivel periodístico de Insight Crime, que ahora pone al descubierto la producción de cocaína en escala industrial en nuestro país, lo cual posiblemente ya es del conocimiento de nuestras autoridades, que, bueno es reconocer, están desplegando una serie de esfuerzos a través de operativos que conducen a incautar grandes cargamentos de la droga, que tiene más consumo y uso comercial. Pero, es evidente que las acciones del gobierno y demás autoridades no son suficientes para contrarrestar la consolidación de la droga más popular en el mundo como es la cocaína.

Los ciudadanos, que quisieran cooperar con las autoridades en esta lucha, no lo pueden hacer en este campo, por las complicaciones que contrae el tráfico de drogas. Pero algo podemos hacer los padres de familia, en nuestro entorno, porque el consumo de la cocaína ha avanzado mucho en los centros educativos públicos y privados, donde los sectores antisociales con una habilidad pasmosa han logrado filtrarse y penetrar en ciertos colegios, donde colocan la cocaína, creando la adicción en una cantidad de jóvenes que se han vuelto nuevos adictos. El trabajo de los padres de familia a través de una vigilancia rigurosa a sus hijos es fundamental en estos tiempos, cuando nuestro país ya es un narco-Estado de verdad, al haberse convertido en un productor a escala industrial de la cocaína.

Ya no se trata de procesar la droga en laboratorios rudimentarios, escondidos en las montañas, escala industrial significa que la elaboración de la cocaína se está haciendo en laboratorios donde usan procesos tecnológicos, para lograr producción de gran cantidad, como lo han hecho los colombianos, los venezolanos y los mexicanos. 

Si fuera un proceso industrial positivo nos alegraría, pero Insight Crime habla de producción industrial de la cocaína, lo que nos eleva al rango de narco-Estado, que antes de esta revelación no le éramos. Había tráfico y consumo de drogas, pero no éramos un centro de producción con escala industrial. Ahora, por desgracia alcanzamos la cima, ahora Honduras si es un narco-Estado.

Así son las cosas y así se las hemos contado hoy viernes 12 de enero de 2024.