¿QUIÉN SUJETA LA SARTÉN LIBERAL?

La reelección del diputado Mario Segura como jefe de la bancada del Partido Liberal, no es el mejor signo democrático en este partido que pareciera condenado a continuar en el estado alicaído en que no tiene el músculo con la fuerza necesaria para optar por su propia cuenta a ocupar la dirección de los destinos de nuestro país. En el liberalismo de campo abierto, que es el que radica en las bases y en las organizaciones locales y departamentales, ha habido un clamor para que en los diputados liberales hubiera conciencia de renovar al líder de la bancada en el Congreso Nacional. Con la confirmación del diputado Mario Segura como jefe de bancada, queda la impresión de que el verdadero rango jerárquico que decide la suerte del Partido Liberal está en otro partido, que es el que realmente sujeta y manipula la sartén liberal.

Y cuando el río suena es por algo, es porque está arrastrando piedras dice el refrán, y desde hace meses es inocultable la disconformidad en la bancada liberal con el diputado Mario Segura, al que acusan de estar confabulado al servicio de los intereses del partido gobernante, quizás porque no es un secreto la entrañable amistad que existe entre el diputado Mario Segura con el hombre fuerte de LIBRE, Manuel Zelaya Rosales. Y si la bancada liberal se ha fajado, formando parte del bloque de oposición en el parlamento, ha sido por decisión de un sector de los diputados liberales que ayer postuló al joven diputado Rumy Bueso para reemplazar a Mario Segura.

La votación pudo haberse hecho a través del voto secreto, que es el modelo democrático que gracias a la secretividad evita las presiones de los interesados en mantener el statu quo en un partido, pero ante la reacción furibunda del propio Mario Segura, oponiéndose al voto secreto los postulantes de Rumy Bueso accedieron a que la votación fuera abierta, donde la coacción fulminante es un factor que juega en favor del continuismo. Con muchos votos de diputados suplentes, que por lo general andan a la caza de los favores de quienes manejan las conexiones con el sector gobernante, Segura pudo alcanzar la mayoría para reelegirse, sabiendo que en su contra hay una creciente desconfianza por su indisimulada relación con el coordinador de LIBRE, Mel Zelaya y con el ilegal presidente del Congreso, Luis Redondo.

Hubo reacciones al final del reñido debate liberal, el diputado Segura en tono autoritario dijo que mientras sea jefe de la bancada liberal no permitirá que nadie de otro partido ni de esta bancada pueda destruir a un gobierno que fue electo por el pueblo, lo cual es plausible hasta cierto punto, porque el diputado Mario Segura no debe ignorar que el coordinador de LIBRE, Mel Zelaya, no oculta sus intenciones de destruir al Partido Liberal, porque cree que es la forma que LIBRE puede hacer crecer su membresía, una vez que desaparecido el Partido Liberal, a los liberales no les quedará otro reducto donde refugiarse que en los aleros de Libertad y Refundación. 

En lo personal me satisfizo la reacción humilde del diputado Rumy Bueso, partiendo de la caballerosidad con que aceptó la victoria del diputado Segura, no sin antes advertir que continuará en la lucha porque se den los cambios necesarios en el liberalismo, para poner al PL en favor de la causa democrática, lo cual hace que el joven diputado intibucano se perfile para conformar el nuevo liderazgo liberal que en poco tiempo deberá asumir las riendas de este partido histórico, que hoy está en la lipidia política, porque quienes lo mangonean lo han estado usando para sus fines políticos particulares haciendo del Partido Liberal una institución empobrecida y calamitosa.

Gracias a la actitud caballerosa del diputado Rumy Bueso, el evento que confirmó al diputado Mario Segura no dividió al Partido Liberal más de lo que ya está, con lo que Mario Segura queda bajo una fuerte presión que lo obliga a mantener la distancia del Partido LIBRE y actuar con toda la autoridad y decencia en defensa de los intereses del PL y de Honduras. Igual que mantenerse en resistencia para no reconocer a la pseudo Comisión Permanente que pretende seguir pisoteando la Constitución de la República, nombrando autoridades que solo compete hacerlo al pleno de diputados del Congreso Nacional. 

Y porque, aunque Mario Segura sea el jefe de la bancada, debe acatar las directrices que le gire el Consejo Central Ejecutivo, que en ausencia de la convención es la máxima autoridad del partido.

Así son las cosas y así se las hemos contado hoy miércoles 10 de enero de 2024.