EL PAPEL DE LOS DISTRACTORES

En la teoría de la distorsión y la desinformación, los distractores y los lanzadores de globos sonda juegan un papel crucial para desestabilizar al adversario. El globo sonda es toda noticia que es poco consistente o del todo infundada, lo que en el lenguaje periodístico se conoce como «bulo» o mensaje inventado sobre cualquier hecho público, para que su difusión sirva como tanteo, para ver cuál es la reacción popular que produce o el impacto que tiene en la opinión pública, con el fin de que la seudo información o información falsa del todo, que en el idioma inglés se le llama ʹfake newsʹ, oriente sobre cómo actuar, proceder o reaccionar. Un globo sonda se lanza para distraer o confundir a la población.

Las personas que lanzan los globos sonda se conocen como distractores, son profesionales que conocen una materia, tanto como para retorcerla y atraer la atención pública, buscando alejarla de los asuntos importantes que están ocurriendo en el momento. El distractor se traza como objetivo apartar o desviar la atención de los ciudadanos. El diputado Ramon Barrios, abogado de profesión, a la vez un distractor profesional, ha presentado la iniciativa para reformar el artículo 272 de la Constitución, en el renglón donde a las FFAA se les instituye la obligación de mantener el imperio de la Constitución, los principios del libre sufragio y la alternabilidad en el ejercicio de la Presidencia de la República. Esto último, la obligación de las FFAA de garantizar la alternabilidad en el ejercicio de la Presidencia de la República, es una piedra en el zapato que el diputado Barrios pretende eliminar para favorecer los fines de LIBRE.

El párrafo mencionado, en si no hace ningún daño, son las ambiciones de los políticos inescrupulosos lo que perjudica a la institucionalidad y a la tranquilidad que requiere Honduras para vivir en paz y desarrollarse. Los constituyentes del 82 al elaborar el texto constitucional prefirieron que las FFAA fueran los garantes de la alternancia en el ejercicio de la Presidencia de la República, y no dejar esta delicada tarea en otras manos que, por las ambiciones desmedidas, pusieran en precario la democracia, que solo se garantiza con la alternancia en el ejercicio de la Presidencia.

La propuesta del diputado Barrios, que no tiene posibilidades de prosperar porque para aprobarse requiere de 86 votos propietarios en el Congreso, es un verdadero globo sonda que tiene otros propósitos soterrados, fáciles de advertir en el momento que el coordinador general de LIBRE, Mel Zelaya, en un comunicado donde habla a nombre suyo y de la Presidente Xiomara Castro, se desmarca de la propuesta del diputado Barrios. En LIBRE son expertos en el arte del «compadrazgo hablado», Barrios, por encargo de quien ya se sabe, solo actuó como el distractor encargado de lanzar el globo sonda de reducir las facultades de las FFAA, pero, en el fondo, LIBRE está maquinando en otras esferas lo que realmente ansia: el control de la Sala Constitucional del Poder Judicial, desde donde puede manosear la Constitución, mediante interpretaciones antojadizas, de lo que desafortunadamente, existe el antecedente de la reelección de JOH.

Sin embargo, ese precedente no justifica que la sociedad hondureña baje los brazos para permitir la reiterada violación de la Constitución; cuando JOH recibió el respaldo de la interpretación de la Sala Constitucional para reelegirse, dependía de los partidos de oposición aceptar o rechazar la interpretación de la Sala Constitucional, porque con solo oponerse a la inscripción de la candidatura de JOH ante el CNE, este organismo estaba obligado a exigirle al Partido Nacional que inscribiera otro candidato que no contraviniera la Constitución y las normas electorales. Los partidos de oposición cargaron con una cuota de responsabilidad histórica, igual que el CNE, porque al actuar con complacencia a la reelección, asumieron la mayor parte de la responsabilidad de ese acto.

Como se puede ver, la Constitución ha funcionado bien, los que han actuado mal son los políticos que han demostrado no tener el mínimo de decencia cívica para respetar la ley, prefiriendo aferrarse a las triquiñuelas para saltarse las trancas de la Constitución, llegando al extremo de querer acomodar la carta magna para garantizarse el manoseo del poder. 

Por supuesto, sin desconocer la colaboración para este propósito de políticos de otros partidos que parecieran estar entusiasmados con la creencia ilusoria de que cualquier forma de gobierno es buena cuando resulta electo en medio de una tranquilidad chiche como la del 2021, que nos está pasando una factura demoledora, por las políticas erráticas del que van enfocadas a estrangular la economía, con la creencia de que entre más pobres haya en Honduras, más votos conseguirá LIBRE.

Así son las cosas y así se las hemos contado hoy jueves 15 de febrero de 2024.