DESPUÉS DEL TRUENO

El exministro de Salud, Dr. José Manuel Matheu, ha dado catedra de cómo es un funcionario calculador. En sus declaraciones a mitad del año pasado, el Dr. Matheu se consideraba inamovible en la cartera, porque creía tener todo el reconocimiento de la Presidente Xiomara Castro, en lo que andaba más extraviado que un cometa. Su separación del cargo le ha resultado muy dolorosa, por la forma vergonzosa en que fue destituido. Sobre él descargó la Presidente Xiomara Castro el fracaso de los dos años en el ramo de Salud Pública, partiendo que el titular de la Secretaría es el líder de la cartera, y todo lo que no se haga o se haga mal en el ramo de Salud Pública, es responsabilidad del secretario o ministro: ese funcionario fue el Dr. José Manuel Matheu durante los primeros dos años de gobierno de Xiomara Castro, quien no tuvo ambages para reconocer el fracaso de su gobierno en materia de salud. 

A su salida, el Dr. Matheu ha querido justificarse haciendo denuncias que resultan extemporáneas y además en su contra, porque aunque los hechos denunciados son evidencias de corrupción en el presente gobierno, los mismos ocurrieron en la gestión del ministro Matheu, que tenía toda la competencia para denunciarlos y exigir la comparecencia del Ministerio Público para frenarlos. No haberlo hecho le imputa al Dr. Matheu un alto grado de complicidad, porque sabiendo que las compras de los aparatos estaban fuera de los parámetros presupuestarios porque los costos de los mismos estaban inflados, era un deber ineludible tomar las medidas que en su momento no tomó y que ahora pretende arreglar con una denuncia que lo expone en la picota publica por oportunista y calculador.

Es una lástima que algunos profesionales tomen el desempeño de un cargo importante dentro de un gobierno como algo de interés particular y no como el desempeño de un servicio de interés público, donde lo que cuenta es garantizar el cumplimiento de los objetivos, con transparencia y rectitud. No dudamos de la honestidad del Dr. Matheu, lo que lo deja en mal predicado es el mecanismo de defensa que ha empleado, que es mismo al que acuden los ineptos e ineficientes, una vez que son separados del cargo en el que se creían insustituibles.

En el discurso de fin de año, la Presidente Xiomara Castro sin mencionar al Dr. Matheu por su nombre, hizo papillas su desempeño profesional al admitir el fracaso del gobierno, al no poder garantizar los servicios de salud a los hondureños, que es la responsabilidad de un ministro de Salud. Es decir, el gobierno al reconocer que está en deuda con los hondureños por el pobre sistema de Salud Pública y despedir al Dr. Matheu, admite que para tener una gestión exitosa requiere de otro profesional, y para lograrlo recurre a otro pariente de la familia gobernante. Porque para LIBRE no hay una salida distinta, no hay más profesionales competentes fuera del ámbito familiar, por lo que la oportunidad de sustituir al Dr. Matheu es para la Dra. Carla Paredes, de quien se dice es pariente de la Presidente de la Republica.

Para el Dr. José Manuel Matheu todo está dicho, su gestión de dos años ha sido objeto de un terrible revolcón por la Presidente Xiomara Castro, que no ha tenido pena en reconocer que el sistema de salud ha sido un desastre y aunque no lo menciono por su nombre, ese desastre tiene como nombre José Manuel y Matheu por apellido. El exministro Matheu ha querido curar en salud su salida aparatosa, haciendo denuncias que si bien están dentro del contexto anticorrupción, para el son tarascadas de un ahogado que no supo ser transparente a tiempo, cuando él era el máximo responsable de la cartera de Salud Pública.

A eso, en el argot de la calle se le conoce como «después del trueno, Jesús María», porque ahora el Dr. Matheu pretende justificar su destitución con una denuncia tardía, que lo complica con una cuota de responsabilidad adquirida, porque sabiendo lo que ocurría y no hacer lo que debió haber hecho, que era denunciar la compra irregular ante el Ministerio Público y ante la opinión pública, se calló para mantenerse en el cargo y fue cómplice indirecto.

Que el Dr. José Manuel Matheu no se haya llevado un dólar a su bolsillo en la compra de los aparatos no significa nada más que eso, pero en política hay otras formas de lucrarse y una de ellas es asegurarse a toda costa la permanencia en un cargo importante. He allí la gran falla del Dr. Matheu, que lo hizo distanciarse de la honradez por mantenerse en el cargo como ministro de Salud. Y el oportunismo es parte del compendio de la corrupción.

Así son las cosas y así se las hemos contado hoy miércoles 3 de enero de 2024.